Atendiendo al perfil de estudiante con el que trataremos en el proyecto consideramos los siguientes métodos didácticos apropiados, descartando aquellos que ya sean cognitivos o individualizados tienden a darle la responsabilidad a un alumno sobre otros. Al menos al principio buscaremos la automotivación sin descartar obviamente la instrucción directa. En resumen, se trata de fomentar además del trabajo propio del alumno la independencia de este sobre el profesor y convencerlo de que el trabajo diario es necesario para la consecución de sus metas y que dichas metas son esenciales para formar parte del sistema laboral. El profesor, es de prever que al principio sienta la necesidad de implantar unas pautas a nivel personal y emocional antes que las puramente académicas. Comentábamos el aspecto de evitar métodos como la microenseñanza dado que los propios alumnos pueden malinterpretar ese rol, precipitarse y como consecuencia llevarlo al fracaso. Sin embargo proponemos los siguientes métodos como viables a la práctica:

  • En las clases de refuerzo:

Mando directo: El profesor mandará la tarea a realizar y los alumnos deberán llevarla a cabo

Descubrimiento guiado: El profesor establecerá un objetivo al que los alumnos deberán llegar a través de pequeñas metas alcanzables mediante la resolución de diferentes cuestiones.

Resolución de problemas: El alumno de forma autónoma deberá resolver el problema o cuestión que el profesor plantee.

Asignación de tareas: Supone un paso adelante en el proceso autónomo del alumno, el citado elemento liberador se produce en el momento de ejecución de la sesión y más concretamente tras la demostración o explicación propia del modelo de instrucción directa.

Programa individual: Es el máximo exponente de la individualización, dado que la evaluación es autogestionada además de la elaboración de unas hojas de observación y descripción de las tareas a realizar.

 

  • En la fase de los partidos

El profesor/árbitro deberá tratar cumplir y hacer cumplir las normas así como los valores asociados al respeto por compañeros, rivales, material, personal, etc.

Pero no de cualquier manera. Esta figura representativa del proyecto no ha de perder el fondo de los objetivos del planteamiento. Es decir, no actúa únicamente de árbitro sino que trata de ir más allá. La práctica de un deporte reglado y de contacto supone la posibilidad de que se suceden continuas faltas, pero el árbitro debe incidir sobre todo en la actuación tanto del receptor como del jugador que comete la falta. Sería un ejemplo del amplio abanico donde esta figura puede adentrarse. Llevando siempre por bandera la paciencia, tolerancia y respeto sin dejar pasar actuaciones que impliquen carencia de alguna de ellas ya sea en el ámbito físico como en el verbal o comunicativo. Sin descuidar la participación integrada, la diversión del alumno, la motivación, la orientación y la activación.

  • Entrenamientos

El entrenador tendrá que aplicar la instrucción directa para llevar el control de la sesión, aunque se busca que no incida en los aspectos puramente deportivos sino que sepa premiar la asistencia, puntualidad y buena conducta dentro del entrenamiento. En alguna tarea puede aplicar la microenseñanza o asignación de tareas pero como hemos comentado anteriormente no somos partidarios de utilizar metodologías, que aunque posteriormente cambien de rol, supongan lo que los alumnos puedan malinterpretar como jerarquización. Al menos no al principio y sólo bajo la decisión del entrenador o docente que como sabemos puede aplicar cualquier método siempre que lo estime oportuno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s